Inicio Los Yungas 4 cocaleros van a la cárcel y Gobierno descarta iniciar diálogo con...

4 cocaleros van a la cárcel y Gobierno descarta iniciar diálogo con Yungas

41
Policías desbloquean una ruta en los Yungas, ayer. | APG

El Ministerio Público envió con detención preventiva a cuatro productores que estaban detenidos por los bloqueos en los Yungas, mientras que el ministro de Desarrollo Rural y Tierras, César Cocarico, descartó iniciar el diálogo con los movilizados.

Ayer se cumplió el sexto día de bloqueos en los Yungas de La Paz por parte de la Asociación Departamental de Productores de Coca (Adepcoca), que exige al Gobierno frenar la división de su organización, parar la persecución política a sus dirigentes y respeto a sus cultivos de coca.

Los cocaleros, por su parte, denunciaron que la Policía persigue a los productores y que hay efectivos hasta en los hospitales. Aseguraron que la institución del orden actúa con extrema violencia.

El dirigente Jorge Silva aseguró que la Policía los persigue con perros, que la gente se escapa al monte, pero aun así los bloqueos se reactivan. Aseveró que el Gobierno minimiza el conflicto y evita dialogar.

Denunció que el MAS organiza asambleas paralelas con protección policial y que crea mercados ilegales de coca.

Dijo que los cocaleros heridos no pueden ir ni a los hospitales porque los nosocomios están llenos de policías que esperan para detenerlos y que, por ello, deben curarse con sus recursos y con ayuda de profesionales solidarios

A las medidas de presión se sumó un piquete de huelga de hambre de 20 mujeres de la Confederación de Campesinos de los Yungas (Cofecay) en el mercado de Adepcoca, en Villa Fátima (La Paz).

Otro grupo de mujeres de la misma confederación marchó hasta la vivienda del viceministro de Coca, Eulogio Condori, en Coripata, para exigir el cese del conflicto, pero comunarios afines a la autoridad impidieron que la comitiva cumpliera su cometido.

El comandante nacional de la Policía, Yuri Calderón, afirmó que los cocaleros están agrediendo a los uniformados con dinamita y otros explosivos, pero aseguró que de todas maneras se logró desbloquear la ruta al norte de La Paz. Sin embargo, los bloqueos en la provincia de Sur Yungas se mantuvieron activos y fueron reforzados por los cocaleros. Acusó a los cocaleros de usar dinamitas, bombas molotov, miguelitos y clavos para herir a policías.

El juez décimo primero de Instrucción en lo Penal, Hugo Huacani, dictó detención preventiva en la cárcel de San Pedro para los cuatro cocaleros de los Yungas, que fueron imputados por fabricación ilícita y porte ilegal de armas, en los bloqueos.

El abogado de los productores de coca, Omar Duran, dijo que la decisión del juez es injusta porque en la audiencia se desvirtuó los riesgos procesales. El jurista reiteró el pedido de diálogo de la dirigencia al Gobierno, para solucionar el conflicto.

Sin embargo, el ministro Cocarico aseveró que “no tenemos nada que dialogar, porque son unas cuantas personas que están generando violencia. Nosotros dialogamos con las organizaciones legítimas. Mañana (hoy), por ejemplo, nos vamos a reunir con Cofecay con quienes trabajamos por los Yungas”.

APDHB: HAY POLICÍAS QUE SE INFILTRARON

La presidenta de la Asamblea Permanente de Derechos Humanos de Bolivia (Apdhb), Amparo Carvajal, sostuvo ayer que efectivos de la Policía se infiltraron en filas de los cocaleros y llevaron dinamita a las protestas en los caminos de los Yungas.

“Yo estuve con todos ellos y los cachorros (de los explosivos) y la infiltración de la dinamita era por parte de la Policía y les avisé a los policías que no ocurriera lo mismo que en Caranavi”, dijo.

La titular de la Apdhb indicó que, en su visita a los Yungas el sábado, pudo corroborar que los cocaleros no estaban armados con dinamita.

LOS TIEMPOS