Inicio Los Yungas Cocaleros del MAS, divididos y declaran fraude en elecciones apoyadas por Evo.

Cocaleros del MAS, divididos y declaran fraude en elecciones apoyadas por Evo.

La justicia rechazó un incidente procesal planteado por la defensa de Lluta, pero también aclaró que por “error” se habría tipificado el delito de falsedad.

36

Dirigentes de los cocaleros de los Yungas, afines al Movimiento Al Socialismo (MAS), aseguraron que las elecciones internas realizadas el pasado sábado, con el apoyo del ministro de Gobierno, Eduardo del Castillo, y el expresidente Evo Morales, fueron fraudulentas y rechazaron el anuncio de un ganador en los comicios; exigieron la renuncia del comité electoral posesionado por Elena Flores.

“El señor Rómulo Pañuni (presidente del comité electoral de Adepcoca afín al MAS) fue declarado persona no grata por el gigantesco fraude que ha realizado en las elecciones por medio de votos en ánforas. Por este motivo, el directorio la regional Coripata lo declara persona no grata. Rechazamos el fraude que quieren imponer y pedimos que se realicen nuevas elecciones por aclamación”, afirmó Percy Mamani Mendoza, uno de los dirigentes que ayer dio una conferencia de prensa en La Paz.

El sábado por la mañana, Pañuni, posesionado por la dirigente afín al MAS Elena Flores, dio inicio a las elecciones internas de la Asociación Departamental de Productores de Coca (Adepcoca paralela). Se presentaron 14 candidatos y la elección se desarrolló por regionales, en diferentes municipios.

La jornada transcurrió con normalidad. Sin embargo, Pañuni, por medio de Radio FM Bolivia, informó a las 13:05 que se suspendían las elecciones debido a que en varios municipios se protagonizaron enfrentamientos entre masistas y quema de urnas.

En efecto, en Arapata, por ejemplo, se dieron incluso toma de rehenes y la quema de papeletas de votación. Lo mismo había ocurrido en otros municipios. Una de las principales irregularidades denunciadas era que uno de los candidatos que supuestamente estaba logrando la mayor cantidad de votos, al igual que Pañuni, eran representantes de sectores donde se producía coca excedentaria, al margen de las áreas tradicionales.

A pesar de las denuncias hechas por los cocaleros y el mismo Pañuni, el lunes  el dirigente junto a otros representantes  se presentaron en Plaza Murillo y declararon que “Yungas estaba de fiesta” y en “unas elecciones transparentes e históricas”, salió ganador a Arnold Alanes; pero no dieron detalles sobre los resultados obtenidos por cada candidato ni la cantidad exacta de votantes.

Pañuni se limitó a señalar que de 40.000 socios  supuestamente votaron más de 21.000 y el conteo estaba en el 92%, pero desconocía cuántos votos tenía el presunto ganador. Pese a esa situación, el Ministerio de Gobierno emitió un comunicado en su página de Facebook indicando que “se desarrolló un proceso electoral transparente, donde el pueblo yungueño eligió a sus dirigentes, alcanzando un clima de paz”.

Ante ese panorama, el sector disidente del MAS anunció que se comunicarían con el ministro Del Castillo para “desmentir” a Pañuni y exigir que apoyen unos nuevos comicios para el 13 de septiembre, en la cancha de Chuquiaguillo, y que esta sea por aclamación, una vez que cada candidato demuestre que cumple con los requisitos.

Armin Lluta

La justicia declaró infundado el incidente de actividad procesal defectuosa que fue planteado por la defensa del máximo dirigente de la Asociación Departamental de Productores de Coca de La Paz (Adepcoca), Armin Lluta, y programó  para el 27 de septiembre su audiencia de medidas cautelares.

Lluta acudió a juzgados acompañado de un grupo de cocaleros  y reiteró que a través de la justicia se busca su detención para descabezarlo de Adepcoca.

El dirigente es investigado  por presunta desobediencia a resoluciones en acciones de defensa e inconstitucionalidad.

PÁGINA SIETE/