Inicio Internacional Dos muertos en Perú y jefe del Congreso pide la renuncia del...

Dos muertos en Perú y jefe del Congreso pide la renuncia del presidente Merino.

El expresidente Ollanta Humala también se sumó a las demandas de renuncia del mandatario que a principios de semana sucedió al destituido presidente Martín Vizcarra.

49
Manifestantes frente a la Policía en apronte, en las protestas en Lima...

La masiva movilización en Lima contra el nuevo presidente de Perú, Manuel Merino, terminó el sábado con dos fallecidos. Ante la gravedad de los hechos, el jefe del Congreso, Luis Valdez, conminó al mandatario a renunciar.

«Le pido al señor Merino que evalúe su inmediata renuncia», dijo el congresista en declaraciones al canal N de televisión, según citó la agencia AFP.

En un comunicado difundido en la cuenta de Twitter del Congreso, se informó de la convocatoria de la junta directiva para este domingo a las 08.00 locales para discutir la sucesión de Merino.

«Hay que tomar una decisión mayor, mañana (domingo) elección de una nueva junta directiva para una sucesión constitucional», agregó Valdez.

Luego de las movilizaciones del sábado contra Merino, que a principios de la semana sucedió al depuesto presidente Martín Vizcarra, dos personas murieron por presuntos disparos por parte de la Policía Nacional.

Según la Defensoría del Pueblo, la primera víctima de la represión policial es un joven de 25 años, a causa de perdigones disparados por la Policía Nacional. El diario El Comercio informó que el segundo fallecido resultó Inti Sotelo, un joven de 24 años alcanzado presuntamente por un impacto de bala en el pecho.

Las protestas se intensificaron en los últimos días ante lo que Vizcarra consideró un gobierno ilegítimo.

La noche del sábado, el expresidente Ollanta Humala también pidió la renuncia del mandatario. “Un gobierno insostenible. Represión debe cesar. Presidente y ministros deben renunciar esta misma noche. Mis condolencias a las familias de las víctimas”, escribió en su cuenta de Twitter.

Vizcarra fue destituido por el Congreso por presunta “incapacidad moral”, referida a una acusación de corrupción, el supuesto cobro de sobornos, cuando era jefe regional de Moquegua. En su lugar asumió Merino, otrora jefe legislativo.