Inicio Economía Piden póliza de importación a auto eléctrico hecho en Bolivia.

Piden póliza de importación a auto eléctrico hecho en Bolivia.

Sin la presentación del documento de internación, el propietario del coche no puede solicitar el RUAT, las placas de control ni comprar el SOAT obligatorio.

24
El motorizado ya superó los 500 kilómetros recorridos. Foto:Sergio Rodríguez

El Gobierno Autónomo Municipal de Cochabamba, la Dirección de Prevención e Investigación de Robo de Vehículos (Diprove) y la Dirección Departamental de Tránsito de la Llajta exigen la presentación de la póliza de importación del auto eléctrico fabricado en Bolivia, Quantum E3, para que se le emita el RUAT, las placas de control y el SOAT.

“Ya tengo la autorización divina, ahora sólo me falta la terrenal”, contó Sergio Rodríguez, propietario de uno de los motorizados de Quantum, en referencia a que su vehículo ya recibió la bendición de la Virgen de Quillacollo, pero hasta ahora no cuenta con la documentación que exige la ley para circular libremente.

Rodríguez es uno de los primeros clientes del fabricante cochabambino de autos eléctricos, quien compró su E3 al contado y recibió la factura por la adquisición, pero se sorprendió al enterarse de que la sola presentación de ese documento no era suficiente para registrar su carro.

“La normativa nunca ha contemplado la posibilidad de que en Bolivia se pueda fabricar un auto, por eso se pide la póliza de importación. De la empresa (Quantum) me han acompañado sus ejecutivos, hemos ido a Tránsito, al RUAT, para solicitar los documentos, hay predisposición y esperemos que esto se resuelva en los próximos días”, comentó el dueño del coche.

Sin el Registro Único para la Administración Tributaria, Rodríguez no podrá tramitar las placas de control para su vehículo, ni el Seguro Obligatorio de Accidentes de Tránsito (SOAT).

“Hemos conversado con el director de Ingresos Tributarios de la Alcaldía, Andrés Cuevas, quien también es el representante titular del gobierno municipal ante el RUAT; con el director departamental de Diprove, Alfredo Vargas, y también con el director departamental de Tránsito, Jhonny Corrales, para que se pueda realizar el trámite y entregar las placas de circulación. Con este caso, las autoridades van a definir a nivel nacional, en La Paz, cómo se puede hacer el registro de estos autos”, manifestó Rodríguez, quien es concejal de Cochabamba.

La Policía le exigió la póliza de importación para comprobar que el número de chasis del carro es original, que el motorizado no es robado ni clonado; pero al ser fabricado en Bolivia, se encontraron con un trámite inédito.

El caso llegó hasta la Aduana Nacional, que deslindó responsabilidades y dejó que la Policía se encargue de solucionar el tema, que ahora es analizado.

“Este trámite es de interés nacional, porque nosotros reclamamos que la Alcaldía emita el RUAT y otorgue las placas, pero la normativa debe ser para todo el país”, señaló Rodríguez.

Un vacío legal en la industria

La importación de motorizados consiste en el cumplimiento de los procedimientos para la introducción al territorio nacional de mercaderías procedentes del exterior del territorio aduanero local, sujetas al pago de tributos o al amparo de las franquicias correspondientes, de acuerdo con el Código Aduanero vigente.

Por ello, sin la presentación de la póliza de importación, un auto no puede acogerse a los derechos y obligaciones que manda la ley.

“Estamos trabajando en eso (la documentación para registrar los motorizados en las instancias pertinentes) y vamos por buen camino”, se limitó a declarar a Página Siete, respecto a este problema, el gerente comercial de Quantum SA, Ariel Revollo.

Consultada sobre el tema, la Cámara Automotor Boliviana (CAB) comunicó que sólo son “importadores de vehículos automotores y las normas y procedimientos están establecidos de acuerdo con códigos arancelarios de cada tipo de vehículo”.

El sector, como el fabricante y el dueño del coche eléctrico esperan que este vacío legal sea corregido para que se incorpore la figura del “auto en Bolivia”.

PÁGINA SIETE/