Inicio Los Yungas Sergio Pampa y Saúl Tito son enviados a la carcel con detención...

Sergio Pampa y Saúl Tito son enviados a la carcel con detención preventiva.

699
Sergio Pampa y Saúl Tito saliendo de celdas judiciales. Foto Freddy Barragan/Pagina Siete.

La jueza Tercera Anticorrupción, Claudia Castro, determinó ayer la detención preventiva del secretario general de la Asociación Departamental de Productores de Coca (Adepcoca), Sergio Pampa, y el dirigente Saúl Tito. Según el fallo, Pampa será remitido al penal de San Pedro de Oruro y Tito, al de La Paz.

El Ministerio Público imputó a ambos dirigentes por lesiones graves y leves, amenazas, allanamiento de domicilios, robo agravado y tenencia de sustancias explosivas.

Pobladores de la comunidad La Calzada, del municipio de La Asunta, encabezados por Milton Orlando Pardo, acusaron el 14 de febrero a Pampa, Tito, Alfredo Vera, Freddy Machicado, Ángel Yapuchura y a otros dirigentes de Adepcoca de ingresar a sus domicilios y causar daños, así como a sus vehículos.

Las supuestas víctimas aseguraron que los agredieron físicamente y los amenazaron de muerte exigiéndoles que vendan sus viviendas y se vayan de la comunidad. Vera, Machicado y Yapuchura siguen en libertad.

La audiencia de medidas cautelares, que se inició ayer las 19:30 finalizó a las 22:40. El abogado de los acusados, Omar Durán, indicó que las pruebas presentadas por la Fiscalía eran sólo testimonios de los pobladores y no así indicios materiales.

“Las supuestas víctimas no han culpado a Sergio Pampa, han culpado a su cargo porque piensan que (al ser) Sergio Pampa el dirigente máximo habría tenido una participación (…) No lo han identificado ni individualizado”, indicó el jurista.

Al concluir la audiencia, Pampa reiteró que el proceso obedece a una persecución política del Gobierno en su contra. El abogado anunció que presentarán “queja ante todos los organismos internacionales pertinentes (para que) el mundo conozca que en este país se vive en una dictadura, donde las asociaciones que no apoyan al Gobierno (sufren el) apresamiento de sus líderes”.

Las víctimas del 14 de febrero son cuatro familias: siete adultos y cuatro niños. El denunciante, Milton Pardo, negó las afirmaciones de Pampa, indicando que no es una persecución política.

“Ellos fueron a agredir y causar destrozos en nuestras viviendas”, relató Pardo. Mostró a Página Siete fotografías tomadas a los pobladores agredidos ese día y en dichas imágenes resaltan varios rostros ensangrentados.

PAGINA SIETE/