Inicio Los Yungas Adepcoca del MAS busca otra vez otro mercado paralelo.

Adepcoca del MAS busca otra vez otro mercado paralelo.

Enviaron una carta a la federación de campesinos para instalarse en El Alto.

324
Hospital Cocalero que anteriormente funcionó como Mercado de la Hoja de Coca.

La Asociación Departamental de Productores de Coca (Adepcoca) afín al Movimiento Al Socialismo (MAS), dirigida por Elena Flores, solicitó a la Federación de Campesinos Túpac Katari que les ceda sus instalaciones en la ciudad de El Alto para el acopio y venta de la hoja coca, porque el mercado legalmente establecido por ley  “está tomado por la derecha”.

“Mediante está carta nos dirigimos respetuosamente a usted para solicitar el préstamo de (sus) ambientes del mercado Santa Rosa (de la ciudad de El Alto) para el acopio temporal de coca de los productores afiliados a Adepcoca por motivos de que un grupo de individuos serviles a la derecha se apropiaron de nuestro mercado de Villa Fátima”, señala la misiva dirigida a la federación.

El vicepresidente de Adepcoca del MAS, Félix Machaca, dijo a Página Siete que hoy darán una conferencia de prensa y que ya consiguieron un espacio para vender sus productos: “Ya tenemos el lugar para que nuestra gente pueda llegar ahí a acopiar la coca”, aunque no quiso confirmar si se trata del mercado campesino de El Alto.

Una fuente cercana al sector confirmó a este medio que el lugar no sólo será para el acopio, sino también para la venta de la coca,  pese a que la Ley General de la Hoja de Coca 906, en  su artículo 24, sólo reconoce a dos mercados autorizados para la comercialización de la hoja, el que está ubicado en la zona de Villa Fátima en la ciudad de La Paz y el que está en la población de  Sacaba, en el departamento de Cochabamba.

Es la cuarta vez que productores de coca de los Yungas de La Paz afines al MAS venderán coca en  un mercado paralelo al único establecido que es Adepcoca.

La primera vez que habilitaron un lugar  fue en junio de 2019, cuando se apostaron en la zona de Chuquiaguillo con el aval del exministro de Desarrollo Productivo Rural y Tierras  César Cocarico, quien dijo que los productores tenían derecho a vender su producto.

Después de una denuncia, los cocaleros se trasladaron a instalaciones del transporte  de volantes a Yungas, ubicado de la zona de Villa Fátima, cerda del mercado legal. Pero el espacio les quedó pequeño, por lo que decidieron trasladarse.

De un día para otro  los productores afines al MAS decidieron  tomar de manera violenta el hospital de Adepcoca y la planta de Bi-mate en la zona de Chuquiaguillo. Allí llegaban los taques de coca para vender.

La apertura de estos mercados paralelos tenía el objetivo de que el mercado legal cierre sus puertas, pero no se consolidó ese objetivo. Ahora, su objetivo es instalarse en la ciudad de El Alto.

PÁGINA SIETE/